PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE FOSA SÉPTICA Y POZO CIEGO

¿Eres de los que confunden fosa séptica con pozo ciego? O quizás, ¿No tienes muy clara la diferencia que existe entre un pozo ciego y una fosa séptica? Hoy te contamos todo lo que necesitas saber sobre el tema.

Es importante diferencial lo que es una fosa séptica de un pozo ciego, sobre todo si tenemos una de las dos, ya que durante mucho tiempo estos dos términos se han utilizado indistintamente para referirse a cualquiera de las dos, y lo hemos mecanizado así, sin ser conscientes muchas veces de que son cosas diferentes.

Vamos a dar una serie de características para poder diferenciarlas. Está claro que las dos están pensadas para la misma finalidad, la función de las dos es eliminar las aguas sucias o residuales en las zonas rurales o alejadas de la red de alcantarillado municipal, en las cuales no hay otra manera posible de realizar el tratamiento adecuado de estas aguas, pero su funcionamiento es distinto.

Las fosas sépticas funcionan de forma distinta, ya que son capaces de tratar el agua, la filtran, dejando la materia orgánica que contenía esa agua residual y descomponiéndola, y para ello son los distintos depósitos con los que cuenta, cada uno con un fin. Para ello, es indispensable que las fosas sépticas tengan un mantenimiento periódico por parte de un profesional, que consiste básicamente en su limpieza y vaciado.

Los pozos ciegos, consisten en un agujero excavado en el suelo a donde irán las aguas residuales de las viviendas, como fin del trayecto de los desagües, y esta agua quedará ahí estancada. La consecuencia de este tipo de “contenedores de aguas residuales” es que con el paso del tiempo acaba filtrándose el agua por la tierra, quedando tan solo los residuos sólidos, por lo tanto, el filtrado se realiza de forma natural, con lo que deja pasar a la tierra ciertos tóxicos perjudiciales para el medio ambiente.